19/4/10

Primavera, por fin

Desdecirse, quitarse la palabra.
Saber la condición para que todo cambie.
No tomarse ni en serio ni en broma.
Salir de esta cama, de esta habitación,
salir de esta casa.
Correr hacia el día, no comprar.
No caber en los columpios y caer,
reír.
Abrir el ahora envuelto en papel rojo
con letras doradas.
Que explote
y una serpentina te roce el corazón
y en un descuido
me la regales.

5 comentarios:

Maria dijo...

:D

Pruebas dijo...

no solo tienes sensibilidad, sabes trasmitirla que es lo dificil, me encantó y sorprendió gratamente tu poesia, tiene muchisima fuerza. Un beso dulce

María Mercromina dijo...

Gracias por el sábado :) un beso

Versosoy dijo...

por fin!!

la adicción poética no se cura!!

LustySuccubus dijo...

Me ha gustado este poema, como todos los que te oi recitar en La Espiga (el día del multitudinario partido).
Espero seguir leyéndote, un saludo desde El Tintero.